Riendas largas III.

En el capítulo anterior perfeccionamos nuestra técnica en riendas largas a la vez que enseñamos al potro a responder a señales de voz para el paso, trote, parada y paso atrás. Ha llegado el momento de iniciar los paseos por el campo con nuestro potro en riendas largas.

El objetivo de esta fase del adiestramiento es diverso. En primer lugar el potro se irá acostumbrando a salir con nosotros de paseo, irá conociendo el entorno acostumbrándose a superar las pequeñas dificultades que suelen aparecer en el exterior. Es bastante sencillo mantenerse tranquilos cuando vamos andando, ya que aunque el potro reaccione violentamente ante un susto no será peligroso para nosotros. Además el potro se irá acostumbrando a ir por delante de nosotros, lo que hará que aumente su confianza en sí mismo. Recibirá nuestras señales en las riendas y mediante la voz, al igual que haremos cuando lo montemos, incluso el contacto de las riendas en sus flancos se asimilan a las futuras ayudas de las piernas. Para terminar es un ejercicio muy bueno para muscular al potro y prepararlo físicamente para aguantar nuestro peso al montarlo. En definitiva, estos ejercicios son muy recomendables pues dejan al potro prácticamente listo para ser montado.

Riendas caballo

Riendas caballo

No tenemos que tener prisa, podemos estar semanas o meses en riendas largas, todo dependerá del potro. Unos aprenden muy rápido pero físicamente no están del todo en condiciones, por lo que seguiremos con las riendas largas hasta que el potro esté en perfectas condiciones

Para mejorar la confianza del potro en sí mismo y en su cuidador buscaremos situaciones con cierta dificultad, que obliguen al potro a concentrarse y a superar sus temores. Siempre de forma progresiva empezaremos por pequeños problemitas a los que seguirán otros más complicados, pero siempre al ritmo que el potro sea capaz de superar. Ya hemos enseñado a nuestro potro en previos paseos del ramal a superar diversos obstáculos como charcos, terraplenes, etc. Es un buen momento para repetirlo en riendas largas. Es una dificultad añadida para el potro pero que será capaz de superar. Es también un buen momento para pasear al lado de una carretera. Empezaremos por alguna poco transitada con un camino paralelo a ella, así el potro dispondrá de espacio para moverse con seguridad. Podemos acercarnos a alguna vía de tren, pasar por algún puente sobre una carretera más transitada, acercarnos a alguna zona de obras, etc.

Doma de potro

Para mejorar su condición física lo mejor es buscar terrenos quebrados donde se encadenen las subidas y bajadas. Si encontramos subidas y bajadas muy pronunciadas y el camino es suficientemente ancho es muy bueno subir y bajar en zig-zag, pues ello hace que el caballo tenga que buscar su equilibrio, trabajen los dos lados por igual y se active todo su sistema nervioso. También podemos intentar saltar pequeños obstáculos.

Para profundizar en los fundamentos de su adiestramiento, mejorando la sensibilidad a las ayudas es muy bueno realizar algún slalom entre los árboles, pasar por pasos estrechos como las torrenteras que forma el agua donde es tan estrecho el espacio que el caballo tiene que poner una mano delante de otra. Podemos realizar pasos atrás, medias piruetas, etc.

Durante el paseo alternaremos tanto el paso como el trote y sin olvidarnos de pedir siempre al caballo que realice las cosas de forma que nos entienda.

Riendas caballo

Riendas caballo

Es frecuente que el potro se asuste en alguna ocasión. Al estar nosotros detrás de él, no nos ve y por lo tanto no es capaz de apreciar si estamos tranquilos o no, su primera reacción será la de huir y, claro notará tensión en las riendas, lo que le hará huir más violentamente. En esas circunstancias intentar frenar al potro desde detrás con las dos riendas es inútil. Primero porqué es muy difícil aguantarlo y segundo por que no tiene sentido pues el potro necesita ser tranquilizado no detenido. Lo que haremos será dejar una de las riendas y sujetar con firmeza la otra, eso hará que el potro se gire hacia nosotros con lo que nos verá tranquilos y eso le ayudará.

Espero que disfrutéis mucho con vuestros potros paseando por el campo en riendas largas.