Kid, del Horsemanship al trabajo con ganado

Kid es un caballo adulto propiedad de Xavier Vidal. Muchos lo habéis visto competir y con muy buenos resultados en disciplinas como el Trail Class y el Horsemanship. Kid fue entrenado para eso y para aprender y disfrutar en esas disciplinas lo compró Xavi en su día.

Xavi con Kid en la final de Trail Class de la Challenge Cataluña-Sur de Francia 2008

Hasta la fecha Xavi ha participado con Nina en todos los campeonatos de Team Penning que se han hecho en España, e incluso acudió con ella al mundial en 2006. A Nina le ha llegado la hora de criar, tiene buenos papeles y muy buenas cualidades que aprovechar, por lo que Xavi ha decidido probar de introducir a Kid en las disciplinas de trabajo con ganado.

Kid es un caballo entrenado básicamente para moverse con lentitud. Tiene unos aires muy relajados y pausados que no son lo más adecuado para poder trabajar eficientemente con el ganado, ya sea en el rancho o en competición. Con este artículo os presentamos el primer capítulo de una serie de vídeos que muestran cómo vamos a trabajar con Kid para lograr este cambio.

En este enlace, http://www.youtube.com/watch?v=Kt8wJXj5lx8 se puede ver a Kid en una prueba del Campeonato de Cataluña Horsemanship, que nos permite observar las cualidades del caballo.

Tenemos una ventaja, es que Kid tiene un buena base de entrenamiento western, es sensible a las señales de riendas y piernas. En cambio le falta velocidad y conocimiento del ganado es sobre lo que tenemos que trabajar.

En primer lugar vamos a pedir a Kid que trabaje con más velocidad. Ésto no será fácil, pues es un esfuerzo al que el caballo no está acostumbrado y es normal que se produzcan algunas protestas. Empezaremos intentando alargar el trote, para lo que lo haremos al trotre inglés animando mucho a Kid con mayor velocidad en el movimiento de nuestro cuerpo a la vez que cedemos rienda para que pueda moverse con libertad. Al principio cuando le pido más velocidad sale al galope, entonces muevo las manos para soltar su cuello a la vez que le hago volver al trote. En ese momento lo reúno y con más pierna lo hago trabajar a un trote reunido que es muy exigente, para soltarlo a continuación permitiendo que alargue el trote. En seguida entiende que está más cómodo en un trote rápido pero suelto que en uno lento pero reunido.

Con el galope en cambio trabajo de otra forma. Empiezo con un galope lento muy reunido, con mucha impulsión. Cuando el caballo se mueve sin protestar suelto las riendas y cedo la presión de la pierna esperando que mantenga un galope suave y cómodo. Para pedir más velocidad, vuelvo a reunirlo y reunido voy pidiendo más y más velocidad aprovechando todo el perímetro de la pista. Si es capaz de galopar rápido y reunido, lo que vuelve a ser muy exigente, no va atener dificultad en galopar rápido y suelto.

Los cambios de velocidad al galope son esenciales para poder trabajar con el ganado, pues será la vaca la que establezca el ritmo en cada momento, y tenemos que poder pasar de un galope casi a velocidad de paso a un galope tendido. Conseguir estos cambios manteniendo la misma actitud de concentración y aceptación es fundamental para el trabajo. Si el caballo nos protesta por los cambios de velocidad, no estará atento a la vaca que es lo que debe hacer.

Una vez tenemos más soltura y velocidad es el momento de trabajar con las flexiones laterales de su cuello para tener buenas incurvaciones. La incurvación es esencial en el trabajo con el ganado. Donde apunta la nariz del caballo es allí donde la vaca siente su presión, y esa presión es la que nos da el control.

Una vez podemos al paso incurvar el cuello del caballo a ambos lados sin resistencia por su parte lo haremos al trote y después al galope. Es en este momento donde podemos iniciar los cambios de dirección con incurvación invertida, es decir, mirando hacia el exterior.

En este enlace,  http://www.youtube.com/watch?v=vMTk3H12R4Y  podéis ver un vídeo donde se muestran estos primeros trabajos sin el ganado primero y con las vacas después.

Como habréis visto en el vídeo tras las incurvaciones podemos emepzar a trabajar sobre las paradas. Kid, al estar bien domado responde a la señal de parar, pero no está acostumbrado a hacerlo con intensidad y tiene tendencia a apoyarse en el bocado. Le pediremos las paradas con poca velocidad al principio y siempre las conectaremos con el paso a tras. Este ejercicio al final se convertirá en un hábito, quiero que el caballo entienda que la parada es el primer paso hacia atrás, es la preparación para andar hacia  atrás. Llegará un momento en que si no corto la señal de parar, es decir, sino cambio mi posición el caballo empezará a retroceder inmediatamente tras la parada, lo que hace que deje su equilibrio en los posteriores, lo que nos facilitará mucho el trabajo en los rollbacks.

Cuando las paradas sean más fluidas pasaremos a los rollbacks, siempre sin velocidad. Para mejorar el rollback, podemos empezar con el trabajo de los spins. Si el caballo es capaz de dar varias vueltas sobre sí mismo, un rollback será pan comido. Para empezar el spin, si quiero que no desplace el posterior, es buena idea iniciar el movimiento con un paso lateral con el control de los posteriores (parecido al ejercicio de grupa adentro) y de ahí le dejo entrar en el spin. Cuando vea que el movimiento es fluido, que no rápido, le dejo salir del spin.

Tras los spins volveremos a los rollbacks para comprobar si han mejorado y ya podemos empezar a trabajar con el ganado.

Antes de esta sesión ya lo hemos insensibilizado a las vacas, ejercicios que podéis ver en la serie de Skippy. Hoy simplemente repetiremos los ejercicios que hemos trabajado antes pero con la ayuda de una vaca.

En próximos capítulos podremos ver la evolución de Kid y descubrir si al final Xavi Vidal puede competir con él.